Una semana en la casa de Arduino

Arduino Uno

(cc) 2011 Arduino Uno by Arduino Team

Ando medio escribiendo la tesis, medio leyendo libros, así que marché para Suiza, a lo que será la nueva oficina de Arduino a pasar una semana dándole vueltas a un texto que tengo que sacar para adelante. En las últimas semanas, han salido muchas cosas bien y algunas mal. Migré la web de Arduino, limpié los CSS con un nuevo diseño hecho por el estudio ToDo de Torino, eliminé webs redundantes y lancé el proceso de creación de un servidor único de identificación para los usuarios de la web.

La polémica de Arduino Uno y la apertura del hardware

A finales del mes pasado lanzamos dos nuevas placas: la Uno y la Mega2560. El evento, que acaeció en Nueva York, fue un éxito de medios -nos publicaron en Slashdot- y puso a nuestra página en una nueva marca de visitas diarias, que aún no ha terminado de bajar a su valor normal. Gianluca realizó una producción record de 24.000 placas (puede que me equivoque en la cantidad exacta) en el mismo tiempo que se suele fabricar un tercio de esa cantidad. Como es normal, tres veces la cantidad de placas, trae tres veces los problemas, con la ligera diferencia que esta vez hubo toda una serie de gente que tuvo a bien criticar nuestro trabajo sólo por el placer de hacerlo.

De nuevo, tras haber resuelto el problema de algunas placas defectuosas (no puedo dar cantidades, porque aún no lo se, pero sólo hemos atendido un total de 20 quejas de 24.000 placas, aunque aparezcan algunas más, estadtísticamente es un porcentaje despreciable), nos encontramos con tener que explicar porque necesitabamos dar el paso de adquirir nuestro VID para el uso de USB. La razón es bien sencilla: hasta ahora, para la conversión serie-USB, nuestras placas usaban un chip, el FTDI 232, un microcontrolador de código propietario de la empresa FTDI. Ese componente es ya bastante viejo y está limitado en el tipo de perfiles que puede tomar, es decir, sólo puede ser un conversor serie-USB, pero no puede hacer que la placa se transforme, por ejemplo, en un instrumento MIDI, un joystick, o un disco duro de almacenamiento externo.

Después de haber comprado el VID (identificador de fabricate de dispositivos USB), toda una serie de personas comenzaron a insistir que esta era una decisión que cerraba nuestro hardware. La razón para esta afirmación viene porque según los críticos se cierra la posibilidad a la creación de hardware compatible a nivel comercial, ya que el contrato de compra de la licencia USB establece que únicamente la entidad pagadora de la licencia puede utilizar el identificador. Si no fuera porque adquirir esta licencia cuesta 2.000 USD, nadie se quejaría, pero el caso es que tener un identificador USB cuesta dinero.

Nuestros nuevos diseño traen un microcontrolador de Atmel con USB nativo, es decir, un microchip que puede abrir un puerto USB y cuyo funcionamiento básico pudemos configurar según las circunstancias. Este chip substituye al FTDI pero también requiere buscar una forma en la que este dispositivo se identificará de cara al ordenador. Tenemos dos posibilidades: bien usamos un identificador estándar de Atmel -que no nos permite vender placas ni a nosotros ni a nadie- o comprar nuestro propio identificador -que no permite que dejemos a nadie usar nuestro VID para vender placas.

Dicho esto, la gran pregunta es ¿porqué dicen nuestros críticos que esto es cerrar el hardware? Con todo lo mencionado, uno se da cuenta de que lo que no se puede hacer es fabricar placas como Arduino que sean completamente idénticas en hardware y software, porque se estaría inclumpiendo el contrato que hemos firmado con el organismo dedicado a conceder VID de USB. Esto es así porque el firmware del microcontrolador haciendo la conversión serie.USB tiene que traer nuestro VID en los fuentes. Nuestros críticos ven en esto que cerramos la posiblidad para que la gente haga placas como las nuestras.

Uno podría pensar que tienen razón, desafortunadamente esto no es así. Si alguien quiere hacer 10 placas Arduino, puede usar nuestro VID sin problemas … 10 placas no suponen un inconviente para nosotros. Si alguien quiere hacer 1.000 placas, que es dos órdenes de magnitud mayor, lo lógico será que pague por su propio VID, ya que no subirá en mucho el coste final de la placa y le dará el valor añadido de poder llamarla como quiera, si bien no Arduino. Por otra parte, las nuevas placas son 100% compatibles con las anteriores, exceptuando la posiblidad de transformarlas en dispositivos HID, por lo que es posible seguir haciendo placas con chips FTDI que no necesitan de la compra de una licencia VID.

Trabajo, lectura, trabajo

Durante esta última semana en Suiza, he estado trabajando con la creación de una versión de Oh_Oh, el robot que hice para México a partir de piezas más robustas usando piezas del Tinker Kit que lanzaremos en la tienda de Arduino en breve. A finales de mes presentaré el resultado de mi trabajo con el Faro de Oriente en el CCEMX de México, por lo que es importante poder demostrar que todo lo hecho hasta ahora tiene implicaciones y una continuación que además es libre.

Tuve la oportunidad de sentarme con Cristian, el ingeniero de software con el que trabajamos, para perfilar el sistema de acceso de usuarios de Arduino tal y como será dentro de poco. Estamos centralizando todo el sistema de passwords para toda la web, porque esperamos crecer mucho y tenemos que llevar a nuestros 30.000 usuarios registrados de la manita hasta el siguiente nivel sin que pierdan sus datos.

Leí para la tesis.

Eché una mano en un taller que Massimo y Davide organizaban para el festival Tech Art Eco, sobre tecnología, arte y ecología. Mostramos el nuevo robot y programé una serie de patches en PD para hacer manipulación básica de objetos en 3D y sonidos desde una sola interface física.

Entrevisté a Daito Manabe por su trabajo en BodyHacking y con los nervios de la cámara le llamé Meneba (aunque le regale mi Arduino Uno y me perdonó). Daito mostró su sistema de estimulación muscular, si bien a mi me interesó mucho mas el tema de sensores del cuerpo. Según parece, colabora con in par de ingenieros expertos en biomedicina que le ayudan a crear los aparatos que necesita para sus demostraciones y talleres. El sistema de estimulación facial es una versión mejorada del Involutary Dance Machine del 2005 en K3, que ya han probado más de 100 personas.

Leí para la tesis, leí para la tesis, leí para la tesis.

Eché una mano a los estudiantes de HDK, la escuela de diseño de Gotemburgo, para la cual estamos llevando un taller de diseño de juguetes interactivos. La semana que entra tendré un para de sesiones de revisión de proyectos con ellos, así que imagino tendré que picar código y montar algunos circuitos. Tengo que acercarme a Electrokit a hacer algunas compras para asegurarme que sus proyecos llegan a buen puerto.

Preparé la clase que daré para Hyperisland el lunes en Estocolmo y el miércoles en Karlskorna. La semana se prepara dura, lunes: Estocolmo -Hyperisland y reunión de investigación en KTH-, martes: Malmö -un colegio trae tres grupos de niños para que les mostremos que se cuece en nuestras aulas, y luego tengo una reunión con Oyuki sobre la exposición de robótica para niños que montaremos para finales de Noviembre-, miércoles: Malmö reunión sobre el proyecto de investigación en Medea- y Karlskrona -clase para Hyperisland-, jueves/viernes: Gotemburgo -clase para HDK y reunión sobre posible curso para Charlmers-.

Leí para la tesis.

En resumen, llevo cinco semanas de HTML, CSS, PHP, VID, USB, quejas, soporte técnico, lectura de libros con la palabra Arduino en el título, preparándome mentalmente para una semana de reuniones y clases interminables, y dándole mil vueltas a la tesis. A ver que sale de todo esto.


un día normal