Como es eso de publicar un libro

Hace un par de años Tony quiso hacer un libro sobre Wearable Computing para el curso en Moda y Tecnología en la Escuela de Arte y Comunicación (K3) aquí en Malmö. Aquel esfuerzo se tradujo en el borrador de Open Softwear que se descargó más de 14.000 ocasiones hasta que decidimos aventurarnos en sacarlo adelante en papel.

Después de hacer una serie de consultas de mercado, nos dimos cuenta que sería posible imprimir unas 2.000 copias sin correr ningún riesgo económico. El libro era una colaboración entre Tony y tres compañeros de clase: Jonas, David y Samson. De entrada, el capital a invertir para hacer el libro no era mucho. Había que poner unos 8.000 Euros por anticipado, además de las horas de trabajo.

Yo actuaba como mentor, los cuatro habían sido mis alumnos (actualmente Jonas y Tony trabajan en la universidad como profesores adjuntos, David es autónomo y Samson trabaja para una empresa de videojuegos) y me bastaba con ver como mi inversión en su educación se transformaba en un libro que otros pudieran usar para aprender. Sin embargo, la situación económica de un recién graduado es tan dura en Suecia como en España, por lo que ninguno de los cuatro disponía del capital para lanzar la impresión. Así las cosas, pase de mentor a inversor, yo pagué la impresión, facture la venta a los distribuidores de los libros, tome los beneficios, los dividí por cinco y los repartí entre los socios.

El libro estaba basado en la experiencia de Tony en dar el curso que mencioné más arriba. La universidad de Malmö fue la primera en el mundo en llevar a cabo este curso. Es más, el concepto del curso salió de una propuesta que yo mismo hice, en conjunción con Livia Sunnesson y Magnus Torstensson (quienes primero fueron mis alumnos y luego mis compañeros de trabajo) en la que salieron otra serie de cursos como Instalaciones Artísticas con Luz, y otros. Después de llevar cosa de un año trabajando juntos, se nos presentó la oportunidad de lanzar nuevos cursos.

Entre el momento de la propuesta del curso y el momento de lanzamiento del mismo, Livia y Magnus ya no trabajaban para la universidad sino para Sony Ericsson y para un estudio de diseño web, respectivamente. Yo había ya participado de la experiencia de crear Arduino y me dedicaba en parte a mantener la comunidad y Tony pasó de ser alumno de primer año a colaborador en mi laboratorio sin aún haberse graduado. Así las cosas, al ser el curso aprobado por el consejo educativo y necesitar de un profesor, su candidatura salió de forma natural. Sin embargo, no sería hasta la segunda edición del curso que Tony se encargaría del mismo en solitario. Si no recuerdo mal, Markus Appelback, quien también pasó un par de años colaborando con nosotros, llevó el curso en su primera edición.

Desde el momento en que Tony empezó a cuidar de los contenidos del curso, se ejecutó una vez cada 6 meses como parte del programa educativo nocturno de la universidad. Hablo en pasado, porque este curso dejó de existir por toda una serie de cambios políticos y económicos en la dirección del centro (junto con muchos otros cursos del programa nocturno). Tony convenció a sus compañeros de último curso en lo importante de crear un libro para asistir al curso, cosa que hizo.

Tras más de 10.000 descargas y 1.300 copias impresas vendidas, la casa de publicaciones A-Press, que publica numerosos libros con Arduino como contenido principal, llamó a Tony para escribir Arduino Wearables. Durante los últimos 4 meses, Tony ha trabajado día y noche produciendo proyectos, escribiendo sobre como ejecutarlos y enviado mensajes a la casa de publicaciones. El esfuerzo que hay que poner para lo que pagan no es justo por ninguna parte.

Al menos, le queda la satisfacción de ser uno de los primeros trabajando en el tema y tener ya un segundo libro en camino. Pero aquí no acaba la lección que estoy aprendiendo sobre publicar. Mi reflexión del día no es tanto sobre Open Softwear, sino sobre el modo en que operan las casas de publicaciones.

Andreas, mi otro colaborador en el laboratorio de la universidad, ha sido contactado por otra casa de publicaciones para hacer un libro sobre Arduino y Android. De nuevo, es por un esfuerzo merecido. Andreas y yo trabajamos durante casi dos meses en el 2010 en sacar la primera librería comunicando Arduino con Android a través de Bluetooth. Al salir el Arduino Mega ADK, extendimos nuestro trabajo para conseguir que Processing compilase aplicaciones que pudieran beneficiarse del modo “accesorio” que se presentara en la Google IO de Mayo del 2011. Pasamos un mes encerrados en el laboratorio rehaciendo una parte de Processing y creando una libreria para comunicar con Arduino de forma transparente.

Cuando se pusieron en contacto con Andreas para pedirle que hiciera un libro de tipo profesional explicando este trabajo, no pude evitar sentirme orgulloso. Aún más cuando Andreas, viendo la magnitud del trabajo, me preguntó si estaba interesado en co-escribir el libro con él.

Preparamos un índice de contenidos que promete, pasaremos el verano creando proyectos y documentando como funcionan. Ahora bien, lo que más me impresiona de la forma en que funcionan las casas de publicaciones es que al buscar libros sobre la materia Arduino con Android, no hay nada publicado, pero hay muchos que van a salir a la venta en los próximos meses. Muchos incluyen partes del código fuente que hemos creado … pero cuantos nos han llamado para colaborar o para darnos crédito?

CERO

Así es esto. Los editores de muchas de las casas de publicaciones, estoy aprendiendo, no tienen demasiado conocimiento de como funciona la comunidad del código abierto y/o libre. No comprenden que el crédito lo es todo. Cuando buscan hacer un libro sobre un tema, no van necesariamente a la fuente de la información … cosa que no me parece mal … pero no saben que tendrían que mencionarla.

Pero vale ya de darse mal por esto, hay mucho que hacer, es martes.


opinión, un día normal