No time for heroes

Estoy a punto de comenzar un curso de escritura académica en el que se supone voy a redactar un texto sobre el riesgo por el que pasa ahora mismo el conocimiento abierto, en concreto en el mundo del hardware. Creo que va a comenzar así:

“Chris Anderson, no desde su rol de editor de Wired Magazine, sino desde su auto-asignado papel de Maker se sube al escenario. Entre las ponentes de este Open Hardware Summit están Mr Pettis y Mr Prusa, la cara y la cruz de la impresión 3D (nótese que no me atrevo a poner el adjetivo “abierta” después de impresión). Yo he formado parte del comité semi-académico que ha revisado las propuestas de charlas para el evento y Dave Mellis se ha encargado de coordinar la recepción de las publicaciones y distribuirlas al comité…”

Se muy bien de que va a tratar mi “no time for heroes” pero lo que no se es como lo voy a expresar. Voy a intentar aclarar mis ideas un poco, en voz alta, a ver si alguien lee esto y mientras toma el café de la mañana se le ocurre por donde puedo tirar y me da una pista. El tema es la exaltación de las figuras dentro de un determinado campo, la creación de una burbuja, y la ilusión de que por ser abierto algo sea bueno. El hardware abierto esta filtrando su mensaje a las capas de la sociedad que se pueden realmente beneficiar de su existencia: el desarrollo social de áreas menos favorecidas y la educación, ambas sufriendo recortes económicos de parte de los gobiernos de todo el mundo.

Como siempre he venido diciendo, la línea que separa el liberalismo del libertarismo es muy fina. Tanto que en ocasiones miembros de los dos bandos se encuentran por un lapso de tiempo a ambos lados de la línea, se abrazan, y bailan polka a lo largo de ésta. Durante un breve instante en la historia, las figuras de uno y otro bando flirtean entre sí. Algunos de los pasos de polka discurren a lo largo de la línea. Ellos, siempre fieles a su origen, la pisan sólo ocasionalmente. Sin embargo, hay momentos los que es inevitable que una pirueta haga a uno de ellos cruzar al otro lado.

No creo que vaya trabajar mucho esa metáfora dentro de mi texto. Más bien me centraré en ponerlo todo en palabras simples y concisas: no existen ni el bien, ni el mal; no hay héroes, ni antihéroes … solo hay cosas bien o mal hechas. Es una cuestión de percepción, porque lo bien hecho para unos lo estará mal para otros. Y en el caso del hardware abierto estamos entrando en esa fase. Los liberales del movimiento están buscando cualquier excusa para maximizar su inversión económica. Los libertarios están sopesando como de punkis van a ser.

El OHS del 2012, tuvo a dos personajes en el escenario que hablaban de cerrar su tecnología. La vergüenza no es que se les dejase subir a escena sino el formato elegido. Ni Chris ni Bre debieran haber estado ahí en la forma en la que lo hicieron. No hubo rondas de preguntas, cerrándose la oportunidad para la critica. Venció el formato semi-religioso de las charlas TED: alguien sube al escenario y se le garantiza inmunidad ideológica para que no vayamos a herir sus sentimientos. Habla de lo que quiera por veinte minutos y se marcha. Hablar en publico implica ponerse a prueba. Un evento que se llama “Open lo-que-sea” tendría que empezar por tener un foro de debate abierto y las voces disidentes debieran de estar listas para aceptar algún tomatazo.

Mucha de la gente con la que conversé sobre el evento se preguntaba para que fue Bre (de Makerbot) al OSH. En lugar de darle vueltas al asunto, yo se lo pregunté a él en persona. Entre otras cosas, porque me coló en el evento ya que yo no me podía permitir ni pagar la entrada. Bre fue porqué tiene amigos entre los organizadores y la audiencia, a disculparse por cerrar partes de su proyecto, y porqué se había comprometido a dar una charla antes de desvelar su política de no abrir partes de su último diseño, ni de su software. Como buen “frontman” no podía cancelar la charla y salir corriendo. Chris fue para hablar de sus éxitos editoriales, a intentar vender su libro “Makers” que salía a la venta para la ocasión … y a intentar construir una dialéctica del hardware de licencias híbridas: donde algo sea abierto y algo no … la razón es que va a cerrar partes de los diseños que circulan en torno de Ardupilot, aunque eso no lo dijo en público. Los dos coincidían en que la piratería les obliga a cerrar partes del diseño como medida de protección.

Como no tuve ronda de preguntas y si tuve la oportunidad de hablar con cada uno de ellos en persona, sólo diré una cosa en anticipación a la publicación con la que estoy trabajando: la piratería es una excusa. Para protegerse de las copias hay toda una estructura legal que te permite -como creador- proteger tu diseño. Cerrar no es una excusa y se lo dije a ambos, es una salida rápida a un problema que no cesará. Si antes tenían que poner a alguien a evitar que vendiera clones idénticos de sus diseños, ahora tendrán que hacer lo mismo … pero además estarán cerrando la oportunidad a que gente que sólo quiere aprender de su trabajo, pueda hacerlo al haberles negado la oportunidad por no darles los ficheros fuente.

El problema es que tanto Bre como Chris han trabajado en ganarse una imagen dentro de una comunidad que no era capaz de anticipar que algún día les darían la espalda. Por eso, en el mundo abierto perfecto, creo que lo mejor es no tener héroes, no sea que un día te coman la merienda.


opinión