Carta abierta a los profesores de Catalunya con los que colaboro

A raíz de una entrevista conmigo que publicó “El Punt Avui” en Catalunya, se suscitó una polémica entre l@s profesionales de la educación con l@s que colaboro en los proyectos educativos CTC. El título de la entrevista, sacado de contexto, puede herir la susceptibilidad de l@s docentes que han luchado por demostrar la valía de la asignatura de tecnología y evitar su eliminación bajo una reforma educativa arbitraria (la ley Wert) mal fundamentada y poco actualizada.

Es por esto que escribí una carta abierta tod@s l@s profesor@s con los que llevo trabajando más de dos años. A continuación transcribo los detalles más importantes, cambiando una pequeña parte al final para expresar mi deseo de cómo abordar el problema de la necesidad de sensibilizar a los medios de comunicación de la problemática de la tecnología en las aulas. Y es que una cosa son las utopías que nos gustaría alcanzar y otra es la realidad que nos toca vivir.

Carta abierta a l@s profesor@s de tecnología de Catalunya (y por extensión de cualquier región):

Hola a tod@s,

Como sabéis la mayoría, esta semana se ha publicado un artículo en “El Punt Avui” basado en una entrevista que me hicieron el lunes tras una conferencia sobre visiones en el uso de robótica en la educación que tuvo lugar en la Universidad de La Salle en Barcelona. El artículo, para aquellos que no lo hayáis leído está aquí:

http://www.elpuntavui.cat/societat/article/5-societat/938195-llassignatura-de-tecnologia-hauria-de-

Durante mi charla, yo me enfoqué en el futuro de la educación en general y de la tecnología -como campo más que como asignatura- en particular. Yo me refería a una serie de estudios publicados por UNICEF, UNESCO, y OECD que revisan temas como el uso de tecnología en las aulas, la evolución de los idiomas dentro del campo de la educación, la falta de profesorado en áreas con riesgo de exclusión, etc.

Tras la charla, tuve dos entrevistas, una para El Mundo (aún sin publicar) y esta cuyo enlace os he pasado. El articulista no pudo llegar a toda la charla puesto que tuvo que venir de lejos y tuvimos casi que repetir la charla solo para él. En concreto, hicimos una entrevista que duró más de 45 minutos.

Hablamos de muchos temas y, entre otros, del futuro de la educación y de los esfuerzos que se hacen en Catalunya por mejorar el proceso educativo para los alumnos y de lo mucho que tenéis que hacer l@s profesor@s para ello.

En un momento de la conversación hablamos de la visión utópica de los centros en los que no hay aulas y en los que l@s alumn@s se agrupan para hacer proyectos de modo que los profesores se convierten en mentores y guías del proceso. También hablamos de abolir las notas y los exámenes y de como con sistemas de análisis del aprendizaje y con un poco de inteligencia artificial podríamos reducir el tiempo que l@s profesor@s tienen que dedicar a corregir, para poder dedicarlo a estar con l@s alumn@s.

Entonces expliqué cómo se llegó al debate en la formación terciaria de eliminar la informática de sistemas, puesto que se han estandarizado las herramientas a niveles que hace sencillo que cualquiera las pueda usar. La informática no desaparecería del todo, puesto que se crearía la especialidad de Ciencias de la Computación con una visión más hacia la investigación y la innovación en el campo de los ordenadores.

Del mismo modo, las asignaturas en los colegios deberían desaparecer para que l@s profesor@s, expertos en sus campos, se enfocaran en su pasión para poder dar lo mejor de sí mismos a l@s alumn@s y … dentro de este contexto … la asignatura de tecnología, debería desaparecer.

Dicho esto, ¿qué es lo que se llevó el periodista? Creo que a estas alturas de la historia ya lo podéis imaginar … el título del artículo en prensa fue:

“La asignatura de tecnología debiera desaparecer”

Esta frase, sacada de contexto, como está en el titular de “El Punt Avui” es muy poderosa y muy peligrosa. Pero eso el periodista no lo sabe. Él no sabe que tod@s nosotr@s estamos involucrad@s en la lucha por que no se ponga en marcha la ley Wert, que la desaparición de la asignatura de tecnología es lo peor que podría pasar. El periodista, y ojo qué no le culpo, sólo buscaba un titular potente para su artículo y yo, por accidente, se lo dí.

Es por esto que os escribo, quiero dejar claro en qué contexto está escrito ese artículo, que yo no lo firmo y que no suscribo el titular tal y como está. Dentro de mi ignorancia, confieso que lo ví ayer y hasta lo retuiteé. Pero al hablar con el equipo del Cesire esta mañana, me he dado cuenta de lo peligroso que puede ser este tema sacado de contexto. Quiero que sepáis que estoy con vosotr@s, que si bien yo no estoy en vuestro día a día, yo tengo mi propia porción de realidad en la universidad pública y se lo que significa estar a merced de la burocracia en ocasiones. Sólo espero que el citado artículo jamás se emplee de forma negativa.

Por mi parte espero que este mensaje llegue hasta el periodista que escribió el artículo. No tanto para cambiar lo que ya está escrito, es bien cierto que esas palabras las dije yo -dentro del contexto que expliqué-. Espero que al hacerle saber de la polémica que esto genera, sirva para sensibilizarle (si no lo está ya) por la problemática de la tecnología en las aulas y le dé el peso que merece en futuros escritos.

– Barcelona, Febrero, 2016


educación, opinión